Senado aprueba Guardia Nacional de AMLO pero sin mando militar


Ciudad de México.- El Senado de México aprobó este jueves por unanimidad la Guardia Nacional que propuso el presidente Andrés Manuel López Obrador para combatir la violencia ligada al narcotráfico en México, pero con modificaciones, entre ellas eliminar un fuerte componente militar.

El proyecto fue votado por los 127 senadores presentes, de un total de 128, tanto en lo general como en lo particular sin objeciones ni debates luego de que en los últimos días se realizaron maratónicas negociaciones que concluyeron de madrugada con en acuerdo entre todas las fuerzas políticas.

"Hemos llegado a niveles intolerables de criminalidad (...). Este es el proyecto legislativo más importante que refleja la realidad social de un México que exige un cambio contundente", dijo Ricardo Monreal, líder del Senado y de la bancada mayoritaria de Morena, el partido de López Obrador.

Al ser una reforma constitucional, Morena, que tiene la mayoría absoluta, requería la calificada de dos tercios del Senado y por ello tuvo que buscar consensos con la oposición.

La propuesta sufrió 20 modificaciones, entre las que destaca que la Guardia Nacional responderá desde su inicio a la secretaria de Seguridad, mientras que el proyecto anteriormente aprobado por los diputados la dejaba por cinco años bajo el mando de los militares a manos de la Secretaría de la Defensa.

Estaría integrada por militares, pero también se sumarían policía federales y se reclutaría a jóvenes civiles para que a futuro sea un cuerpo de vocación civil, pero con un régimen y entrenamiento militar.

Sus tareas quedarían limitadas a la seguridad pública y realizarían tareas de investigación y detenciones pero siempre respondiendo al ministerio público (fiscalía investigadora).

López Obrador buscaba en su propuesta un cuerpo de vocación militar y sin límite de tiempo para su actuación en las tareas de seguridad pública, lo que le valió duras críticas de organismos defensores de derechos humanos dentro y fuera de México.

- Oposición complacida -

El senador independiente Emilio Álvarez Icaza, uno de los más duros críticos de la propuesta inicial, se congratuló por el acuerdo.

"No esperaba estar en este escenario. Ganó la civilidad en el sentido de las ideas. El parlamento abierto (con ONG y expertos) sirvió. Esta cámara fue fundamental en escuchar a las víctimas, esa fue una diferencia fundamental. Aprecio la sensibilidad de Moreno", dijo visiblemente emocionado.

Claudia Ruiz Massieu, senadora y líder nacional del poderoso Partido Revolucionario Institucional, ahora tercera fuerza política, aseguró que con esta reforma se consolida "un cuerpo de seguridad novedoso, respetuosos de los derechos humanos".

La propuesta debe regresar a la Cámara de Diputados para su eventual aprobación. Una vez votada por el Congreso bicameral, será sometida a votación en los 32 legislativos estatales, de los cuales se requiere la aprobación de al menos 17.

El mandatario dijo en rueda de prensa más temprano que admite algunas modificaciones, pero señaló que "no aceptará leyes" que no garanticen el combate a la inseguridad y que para ello se necesita a las Fuerzas Armadas.

Según cifras gubernamentales, desde diciembre de 2006, cuando se lanzó un polémico operativo militar antidrogas, se han registrado más de 200.000 muertes violentas en México, aunque la estadística no detalla cuántos casos estarían ligados al crimen organizado.

La cifra de homicidios en México se disparó a 33.341 en 2018, la más alta desde que inició el registro en 1997.

Aunque López Obrador asegura que la violencia ha menguado desde que asumió en diciembre, el mes pasado se registraron 2.853 asesinatos, según cifras oficiales, lo que lo convierte en el mes de enero más sangriento.

Opiniones sobre ésta nota

Comenta ésta nota