Príncipe Carlos conduce antiguo descapotable y visita a John Lennon en La Habana


El príncipe de Gales, Carlos, llegó el martes al parque John Lennon de La Habana conduciendo un descapotable británico de 1953 y participó en la ceremonia de inicio de la construcción de una planta solar que promete ser la mayor del Caribe, financiada con capitales del Reino Unido.

Acompañado de su esposa Camila, duquesa de Cornualles, el heredero de la corona británica comenzó así su tercer día de visita a Cuba, a tono con la capital cubana, una ciudad caracterizada por cientos de autos antiguos aún en circulación.

Vistiendo un traje color crema y una corbata con los colores de la Union Jack, el príncipe descendió del MG color negro y saludó a decenas de curiosos que lo esperaban, junto a una escuadra de motoristas con sus máquinas británicas Norton y Triunfo.

Uno de los propietarios de vehículos antiguos obsequió al príncipe un habano, el tradicional puro cubano, que éste agradeció y entregó a una persona de su séquito.

Dentro del parque en el barrio de El Vedado, lo esperaba una representación de la comunidad británica residente en la isla, con la que departió unos minutos.

Carlos y Camila contemplaron la estatua del ex Beatle que da nombre al parque, una figura de bronce a tamaño natural sentado en pose despreocupada en un banco, obra del escultor cubano José Villa Soberón, que inauguró el 8 de diciembre de 2000 -20 años después del asesinato de Lennon en Nueva York- el entonces presidente Fidel Castro.
El príncipe y la duquesa se sentaron junto a la estatua y posaron para los fotógrafos.

Luego la pareja real caminó unos cincuenta metros hasta el "Submarino Amarillo", un club estatal que recuerda al famoso cuarteto de Liverpool, donde escuchó por unos instantes música británica tocada por una pequeña banda cubana.

- Energía solar -

El príncipe de Gales asistió también a la ceremonia de inicio de la construcción de un parque fotovoltaico, financiada con capitales privados británicos, en la Zona Especial de Desarrollo Mariel, unos 53 km al oeste de La Habana, y que debe generar 50 MW, convirtiéndose en la mayor del Caribe. Se trata de Mariel Solar.

Antony Stokes, embajador británico en La Habana, comentó que este proyecto es ejemplo de la decisión de su país de impulsar la colaboración con Cuba, según informó la prensa oficial cubana.

Cuba espera generar el 24% de su demanda energética desde fuentes renovables en 2030, y el Reino Unido está contribuyendo con ello, comentó.

Se espera que la planta comience a trabajar en septiembre y que esté a plena capacidad en diciembre, dijo Andrew MacDonald, director de la empresa. La inversión es de 45 millones de libras (unos 59,5 millones de dólares), detalló la Agencia Cubana de Noticias.

El ministro de Comercio Exterior e Inversión Extranjera, Rodrigo Malmierca, hizo votos para que los capitales británicos continúen apostando por la isla.

La visita del príncipe ocurre en momentos de tensión entre Cuba y Estados Unidos. La Habana, sometida a un embargo estadounidense desde 1962, necesita de socios extranjeros, mientras que Washington amenaza con aplicar a partir de mediados de abril el Capítulo III de la Ley Helms-Burton de 1996.

Esta norma teóricamente permitiría, especialmente a los exiliados cubanos, demandar en las cortes federales de Estados Unidos a compañías que obtuvieron ganancias a través de firmas nacionalizadas después de la revolución.

El lunes, Carlos fue recibido oficialmente por el presidente cubano Miguel Díaz-Canel en el Palacio de la Revolución, con quien intercambió sobre el "positivo estado de las relaciones bilaterales basadas en la cooperación y el respeto mutuo".

El primogénito de la reina Isabel II está en Cuba como parte de una gira por el Caribe. El miércoles partirá a Islas Caimán.

Opiniones sobre ésta nota

Comenta ésta nota